lunes, 9 de septiembre de 2013

Budapest



Famosa por sus puentes sobre el río Danubio, que se unieron a las dos ciudades de Buda y Pest en uno, es uno de los lugares más interesantes que he visitado en Europa.
Pest se encuentra en el centro histórico, alrededor del antiguo castillo, destruido en la Segunda Guerra Mundial y reconstruido posteriormente. Además de los edificios históricos vale la pena una visita al museo de la historia de la ciudad.
Otra curiosidad en Pest son los túneles subterráneos. Las muchas galerías se han utilizado como refugio en tiempos de guerra en toda la historia de la ciudad. En la última instalación se puede visitar un hospital soviético, construido durante la Guerra Fría.
Cruzando el Danubio hasta el lado de Buda, que hoy es el centro financiero y comercial de la ciudad, marcado por el imponente edificio del Parlamento húngaro. En Buda, se encuentran las mejores opciones para hoteles, restaurantes y vida nocturna de la ciudad.
Desafiar las calles de Buda es también una lección de historia de la ciudad. Lo interesante es que para disfrutar de los contrastes de hermosos bulevares construidos en la época de oro del Imperio Austro-Húngaro y lo que quedaba de los edificios de la arquitectura socialista de la dictadura y de la influencia soviética. Para aquellos que tienen estómago, la "Casa del Terror" es un museo con fuertes historias sobre la persecución política y la tortura durante los años de dictadura.
Disfruta de la ciudad con calma, disfrutando de sus detalles arquitectónicos y sus muchos cafés en las plazas o al lado del Danubio. 
La vida nocturna de Budapest merece un capítulo aparte en este blog. Prueba también los platos locales a base de goulash en el mercado municipal.
Tres días son suficientes para que enamorarse de la ciudad y sentirse obligado a aprender a hablar en magiar. Yo, por un capricho de la naturaleza, pasé seis días atrapados en Budapest, durante la crisis volcánica que no permitió volar. No podría haber estado atrapado en un lugar mejor.